9 MANERAS EN LAS QUE VIAJAR SACA LA MEJOR VERSIÓN DE TI MISMO

  • Posted on: 7 November 2017
  • By: admin

¿Necesitas razones para justificar tu próxima aventura? Debajo listamos lo bueno que será para para tu alma y para el resto mundo: 

ES EDUCACIONAL
Viajar te enseña sobre diferentes culturas, historia mundial, costumbres y tradiciones, nuevos lenguajes, arquitectura, arte y música. Las lecturas son reemplazadas por experiencias sorprendentes de primera mano.

TE AYUDA A SER RESPONSABLE
Hay un crecimiento personal increíble que sucede cuando te ves forzado a valerte por ti mismo y crear tu propia felicidad sin las comodidades de tu casa, la familia o amigos.
 

CONOCES GENTE NUEVA
Salir de tu burbuja significa conocer nuevas personas, y como no siempre todas te van a gustar, cada nueva interacción es una experiencia de aprendizaje.
 

ES UN REGALO PARA TU PALADAR
Puedes experimentar auténticas experiencias culinarias cuando viajas. Degustar nuevas comidas alrededor del mundo es una experiencia que cambia la vida y te abre los ojos.

TE PONE EN MOVIMIENTO
Te dejará boquiabierto el pensar en lo mucho que puedes caminar en un día sin siquiera intentarlo, y explorar un nuevo lugar en bicicleta o a pie cualquier día de la semana.

INSPIRA A DAR
Viajar nos muestra lo afortunados que somos, y no es raro salir que durante un viaje te provoque colaborar con la comunidad local que visitas. Pone todo en perspectiva.
 

TE HACE MÁS INDEPENDIENTE
Viajar te enseña mucho sobre quién eres, qué te gusta y cuáles son tus fortalezas y debilidades. Si estás indeciso o eres quisquilloso, esta es una prueba que te hará florecer.
 

ES INSPIRADOR
Si eres espiritual o no, hay algo acerca de una experiencia de viaje que te cambia para siempre. Puede ser una caminata por el Camino Inca o cualquier otra cosa, pero sentirás un momento maravilloso que te ayudará a definirte a ti mismo.
 

TE AYUDA A ENFOCARTE MENOS EN LAS COSAS Y MÁS EN LAS EXPERIENCIAS
Cuanto más viajamos más apreciamos el valor que tiene el tener la posibilidad de alejarse de la rutina. Cuando seamos viejos recordarás las cosas que viste e hiciste, no la chamarra que compraste en 2012.